sábado, 18 de septiembre de 2010

TEATRO ISABELINO



Los orígenes auténticos del teatro, los debemos buscar en las iglesias, pues fue allí en donde aparecieron las primeras obras del teatro, consistían en la representación de los textos del evangelio en fechas importantes como en navidad, semana santa etc.
Durante el reinado de Isabel I de Inglaterra (1558-1603), la literatura inglesa vive una época con una rica tradición teatral; el progresivo esplendor de autores y obras será coronado por la gigantesca figura de William Shakespeare.

CARACTERISTICAS:

1. Las comedias eran frecuentemente pastorales, e incluían elementos como ninfas y magia.
2. La historia era utilizada para comentar cuestiones del momento contemporáneo.
3. se mezclaban tragedia, comedia y pastoral.
4. se empleaba el verso (aunque a menudo se intercalara la prosa).
5. No había decorados. Las palabras del texto indicaban donde sucedía la acción y en que tiempo.
6. Los vestuarios eran muy elaborados y caros.
7. Las canciones, los toques de trompeta, los ruidos atmosféricos, las armas de fuego y la música de fondo desempeñaban un papel muy importante.
8. Aprovechamiento de todos los niveles de actuación: escenario, primera galería y nivel inferior (escotillones)
9. El escenario era una plataforma que invadía parcialmente el equivalente al actual patio de butacas, por un área para estar de pie destinada a las clases bajas.
10. Las obras extendían su acción a través de grandes márgenes de tiempo y espacio.
11. Los papeles femeninos eran interpretados por hombres.
12. La estética, temática e ideología del teatro isabelino van unidas al contexto histórico-social y cultural en el que se produce, al igual que en las demás culturas.
13. El escenario consistía en una plataforma cuadrada de unos catorce metros de ancho por nueve de fondo y que se sitúa ante un muro con dos puertas

ESTRUCTURA DEL TEATRO:

1) La mayoría al aire libre, situados al norte y sur del Támesis. Se trataba de teatros de madera, o de madera y ladrillo, con partes techadas de paja, que en algún momento eran pasto fácil del fuego. Solían ser poligonales, con tendencia a la forma circular. Constaban de patio, en el que el público seguía la representación de pie, y dos o tres pisos de galerías. Esta disposición recordaba la de las posadas inglesas de dos o más pisos, en los que las galerías daban acceso a las habitaciones de huéspedes.
2) La capacidad de los mejores de estos teatros andaba en torno a los dos mil espectadores. La media de las medidas exteriores estaba en los veinticinco metros de diámetro por diez de alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario